Testimonio de Bárbara (aparecido en TV en Madrid Directo -Telemadrid:
ver noticia

Bárbara Bautista vuelve al programa Madrid Directo quince meses después y con 67 kilos menos. Esta joven madrileña de 28 años, que ha llegado a pesar 150 kilos, pudo vencer la obesidad gracias a una banda gástrica que se implantado en el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO). “El objetivo para este año es llegar a mi peso normal, unos 68 kilos”, señala la paciente. “Cuando conocía a Bárbara, ella llevaba una talla de ropa 64, ahora utiliza una 50″, especifica Rubén Bravo, jefe del área de Nutrición y endocrinología de IMEO. Para ver el programa completo, pulsa PLAY.

Testimonio de Jose:
ver noticia

José: cuando uno es obeso mórbido, las dietas no ayudan

41% de los madrileños tienen problemas de sobrepeso y obesidad. Lo dice la última estadística de Comunidad de Madrid. José es una de estas personas que sabe lo que es ser obeso, aunque ya ha dejado de serlo gracias a la banda gástrica y el apoyo profesional. Tiene 26 años e ya sabe lo que es poner su vida en peligro. Antes de acudir al Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) para buscar ayuda médica, comía 4000 calorías al día y pesaba 185 kilos. Confirma que llegó hasta este extremo debido a la ansiedad y las depresiones que a menudo tenía que lo impulsaban comer de forma compulsiva. Hizo todo lo posible para adelgazar por su cuenta. “Me encerraba con días en una casa, comiendo lo mínimo, sin salir y relacionarme con la gente”, cuenta. “Así llegué a perder hasta 50 kilos que luego no tardaba de recuperar”, explica al equipo de Telemadrid.

 

Testimonio de Cristina:
ver noticia

Cristina celebra el Día de la Obesidad con 35 kilos menos

Cristina es una mujer joven, esbelta y alta -mide unos 171 cm. Tiene 34 años de edad y es madre de dos hijos.

Confiesa que cuando acudió al Instituto Médico Europeo de la Obesidad el diciembre pasado, pesaba 115 kilos. Dice que siempre ha sido de estructura “gruesa” y a menudo experimentaba cambios pronunciados de peso. Tras la muerte de su madre, por ejemplo, se quedó en 58 kilos. Después del primer embarazo aumentó 23 kilos y tras dar a luz por segunda vez, ya pasaba los cien. Con la ayuda de los profesionales consiguió adelgazar 35 kilos, pesando ahora 79, pero no abandona el régimen y los ejercicios ya que se propone “llegar hasta el final” y quitarse los últimos diez kilos que le sobran.

Según las propias palabras de Cristina, ha engordado “por dejadez”. De la experiencia vivida, ella opina que “es un milagro de la ciencia” y que “sin la ayuda de los profesionales, no lo hubiera conseguido”, pero ha valido la pena comer menos cantidades y ser perseverante en el deporte, ya que se siente “más ligera y feliz”.

 

Testimonio de Amaya:
ver noticia

Amaya venció la obesidad con ayuda de la Banda Gástrica

“Hace unos años bailaba flamenco. Dejé de bailar y empecé a engordar hasta que me volví obesa. Me cansaba mucho, se me hinchaban los pies y llegó un punto en el que pensé que algo debía de hacer”. Esta es la historia de Amaya, paciente del Instituto Médico Europeo de la Obesidad. Tras ponerse la Banda Gástrica, esta mujer afirma que ha recuperado su peso ideal y ha vuelto a su vida de antes, con más energía y satisfacción.

 

Testimonio de Miguel (aparecido en Europa Press):
ver noticia

Aconsejan evitar atracones en Navidad y hacer comidas ligeras entre festividades

MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS)

“LA NAVIDAD ERA UNA CATÁSTROFE”

Miguel Fernández es un paciente de la clínica IMEO que, preocupado por su problema de obesidad y consecuentemente de salud, decidió recurrir a expertos para perder los kilos que le sobraban. Allí consiguió reducir su peso considerablemente y además cambiar sus hábitos de vida, comiendo sano y comenzando a “apreciar” actividades físicas deportivas.

“Acudí a IMEO con la esperanza de solucionar un problema que desde la infancia me venía atosigando que era mi problema de obesidad; yo pesaba casi 100 kilos, y bueno, vine aquí y me ofrecieron la solución. Me conformaba con quitarme todo ese peso de encima pero la realidad es que terminé aprendiendo a llevar un estilo de vida saludable, a comer bien y hasta a apreciar el deporte”, ha confesado Miguel.

El periodo navideño era una “catástrofe”para el paciente , pues en la época previa “estaba deseando” que llegara la festividad “para comer todo lo que no debía”, pero luego tenía remordimientos. “Cuando aquello terminaba era horrible porque te mirabas al espejo, la báscula no mentía y todo el mundo te decía: ‘Como te has puesto’”, ha indicado.

“Llevo viniendo varios años porque solucioné mi problema pero yo soy una persona con tendencia a engordar, y necesito estar en supervisión. He cambiado todo mi modelo de vida, no sólo he adelgazado sino que he aprendido a mantenerme en un estado de salud favorable (…). Una vez alguien dijo que el deporte y la vida sana son el prozac del siglo XXI, yo apuesto por ello, te cambia la vida para bien, por supuesto que sí”, ha sentenciado.

 

Copyright © I.M.E.O. - Aviso legal | consultas@imeoobesidad.com | TFN: 91 737 70 70 | Atención al Paciente: 902 10 40 50